Codecoolture

December 12, 2019

Aplicando ATDD para resolver El Juego de la Vida

Nota: en la literatura, ATDD suele ir acompañado de un conjunto de prácticas y herramientas más amplio que lo descrito en este artículo. Mi objetivo aquí es transmitir mi experiencia sobre cómo aplicar parte de sus principios para mejorar nuestra productividad a la hora de resolver determinados problemas, visto únicamente desde el plano de desarrollo de software.

Una de las situaciones más habituales que me he encontrado en los últimos años cuando facilito coding dojos o coderetreats (donde muchas personas se enfrentan por primera vez a resolver una kata aplicando metodologías como TDD) es observar cómo los participantes empiezan atacando el problema de una manera que no les ayuda a avanzar, sino más bien les obliga a perderse en pequeños detalles de implementación o incluso a sufrir de cierta parálisis por análisis.

Al principio, yo también pensaba que aplicar TDD debería ser suficiente por sí mismo para evitar esa fricción inicial y tener working software lo más rápido posible, pero tras observarlo (y sufrirlo) durante varios años, me he dado cuenta que no siempre es así. Cuando empezamos a trabajar con TDD es habitual que tratemos de solucionar el problema desde aquellos puntos donde nos es más sencillo poder aplicarlo (pequeñas piezas de bajo nivel, como una función sencilla), aunque no sean las partes que nos ayuden a llegar antes a resolver el problema (y por tanto, a entregar valor).

Como parte de la preparación para facilitar el GDCR19, estuve trabajando en resolver el Juego de la Vida utilizando un enfoque basado en ATDD (acceptance test-driven development), una aplicación de TDD que nos obliga a pensar en pruebas de muy alto nivel (aceptación) con la idea de tener una versión desplegable de nuestro sistema con cada iteración.

El síndrome de la página en blanco, o ese primer test

Una de las ventajas de aplicar ATDD es que esa primera crisis sobre cómo atacar el problema me vino resuelta casi de base. En este caso, sabía que el sistema debía ser un CLI que, a partir de un fichero de entrada, generase un fichero de salida con la siguiente evolución del tablero (aquí tenéis un enlace con las reglas del juego).

La primera porción de funcionalidad mínima (de alto nivel) que se me ocurrió implementar fue un CLI que, dadas las condiciones anteriores, supiera evolucionar un tablero con despoblación.

Seguramente, esta sea la diferencia más notable frente a tratar de resolver el problema utilizando (únicamente) TDD a nivel unitario (de ahora en adelante, UTDD -aunque no creo que este concepto esté definido en ningún sitio 😅). Con UTDD nos vemos obligados a detectar desde el principio una primera entidad sobre la que escribir los tests, lo que en muchas ocasiones me ha hecho perder el foco y caer en la trampa del Big Design Up Front.

const subject = join(__dirname, "../src/cli.ts");

it("supports underpopulation", () => {
  const inputFilename = join(__dirname, "./fixtures/underpopulation");
  const outputFilename = join(__dirname, "./results/underpopulation");

  play(`${subject} --input=${inputFilename} --output=${outputFilename}`);

  const result = getResult(outputFilename);

  expect(result).toEqual(["0 0 0", "0 0 0", "0 0 0"].join("\n"));
});

Pero vayamos paso a paso por el test anterior:

  • La función play es un simple envoltorio que ejecuta en un shell la instrucción indicada. En este caso, nuestro ejecutable es el fichero src/cli.ts y se le pasan como parámetro ambos: el fichero de entrada con el tablero inicial y el fichero de salida donde guardar la evolución.

  • Una vez ejecutado el script, recuperamos el resultado a partir del fichero de salida indicado y comprobamos que sea el resultado esperado.

ATDD sigue el mismo ciclo Red-Green-Refactor que TDD, por lo que en esta primera iteración hemos sentado las expectativas tanto de un primer comportamiento del sistema como de su propia interfaz para operar, sin tener aún nada de código de producción implementado. Si estáis acostumbradas a trabajar con UTDD, es posible que este primer test os parezca demasiado grande. Y es que con ATDD el ciclo de feedback es mucho más largo.

Añadiendo nuevos comportamientos

Con el test anterior en verde, ya dispondríamos de una versión 0.1.0 de nuestro Juego de la Vida 🙂 Un CLI que, a partir de un fichero de entrada, sería capaz de evolucionar el tablero detectando aquellas células que sufran de despoblación y guardando el resultado en el fichero de salida indicado.

Pero para implementar el Juego de la Vida de manera completa, hay que tener en cuenta también otros escenarios. El enfoque que apliqué para ello fue ir creando un nuevo test para cada nuevo comportamiento. Así pues, tras implementar el soporte para despoblación, el siguiente en la lista era el escenario de sobrepoblación.

Con esa prueba también en verde, tendríamos una nueva versión 0.2.0 del sistema lista para desplegar; esta vez, soportando ya un nuevo escenario. Este mismo flujo se utilizaría para implementar el resto de reglas.

Cada nuevo test define un nuevo comportamiento de alto nivel en el sistema. Al resolverlo, nuestro software debería estar listo para ser desplegado.

ATDD y productividad

Seguramente, aplicar ATDD tampoco me hubiese ayudado a terminar de implementar el Juego de la Vida en los 45 minutos que duran las sesiones de un coderetreat 🙃, pero sí creo que me habría permitido acercarme mucho más que si hubiese intentado solucionar el sistema siguiendo una estrategia bottom-up.

Trabajar con tests de aceptación me ayudó a ganar foco y programar rápidamente una solución que los pusiese en verde. Sentir que con cada prueba disfrutas de un sistema desplegable (aunque su implementación no sea perfecta a nivel de diseño) me parece un gran boost de productividad. Con 4 pruebas, tienes las reglas de negocio del Juego de la Vida cubiertas y puedes empezar a aplicar refactoring para extraer comportamientos a nuevas entidades de manera muy confiable (los test de aceptación te aseguran que el sistema funciona punto a punto -y esto, cuando sueles trabajar con muchos pequeños tests unitarios, está muy bien).

ATDD y UTDD

El Juego de la Vida es un problema sencillo, que prácticamente se resuelve con unas pocas líneas de código. En sistemas más sofisticados, donde estemos implementando funcionalidad más compleja, es muy habitual mezclar ambos ciclos para disfrutar de las ventajas de ambos enfoques (lo más habitual es que trabajemos con código legacy, donde aplicar UTDD es sencillo al tener muchas entidades de dominio ya modeladas en nuestro sistema).

Juntar ambas estrategias termina generando un ciclo de ciclos, donde el test de aceptación está en rojo mientras que vamos aplicando ciclos de UTDD para tratar de ponerlo en verde (y terminar de implementar ese nuevo comportamiento de alto nivel en el sistema).

Contenido relacionado

Si os habéis quedado con ganas de investigar un poco más, el libro Growing Object-Oriented Software, Guided by Tests cubre muy bien (y en profundidad) esta manera de trabajar y resolver los problemas. Además, he publicado en GitHub la implementación que utilicé para practicar con este enfoque mientras resolvía el Juego de la Vida.

La estrategias comentadas en este artículo también se representan en la literatura a través de los conceptos de Inside Out y Outside In (que se cubren en detalle en este artículo).

Si te ha gustado el artículo o tienes cualquier duda o comentario, estoy disponible en Twitter y también a través de correo electrónico 🙂